14 datos interesantes sobre Laos

Laos bandera

Laos es un pequeño país asiático, no rico, pero habitado por gente extremadamente orgullosa. Este estado es sumamente interesante desde el punto de vista turístico, especialmente en lo que respecta al medio ambiente. Todavía quedan muchos lugares en Laos donde ningún europeo ha puesto un pie.

Datos interesantes sobre Laos

  1. En el siglo XIV, cuando Laos apareció por primera vez en el mapa mundial, se llamaba Lan Sang Hom Khao, que se traduce como «La tierra de un millón de elefantes y un paraguas blanco».
  2. En el norte de Laos hay una zona única llamada «Valle de las tinajas»: miles de vasijas de piedra gigantescas, cuyo diámetro alcanza los 3 metros y pesan 6 toneladas, se encuentran esparcidas en varias zonas. Los científicos creen que estas enormes vasijas fueron utilizadas hace 1.500-2.000 años por un pueblo de cuya cultura no se sabe nada. Los residentes locales creen que las vasijas fueron dejadas por gigantes que alguna vez habitaron el valle. Desafortunadamente, el área fue fuertemente bombardeada por aviones estadounidenses durante la Guerra Secreta, y gran parte del valle todavía está cerrado a los visitantes debido a las municiones sin detonar que aún se encuentran en el suelo.
  3. Con una superficie aproximada de 3.920 kilómetros cuadrados, Vientiane es la capital más pequeña del sudeste asiático.
  4. No muy lejos de Vientiane se encuentra el Parque de Buda, en cuyo territorio hay más de doscientas estatuas budistas e hindúes. Estas obras de arte pueden parecer muy antiguas, pero en realidad tienen poco más de 50 años. Además, a través de la boca de la cabeza del demonio de tres metros se puede acceder al complejo, cuyos niveles simbolizan el cielo, la tierra y el infierno, y están revestidos con las correspondientes esculturas.
  5. En mayo, los laosianos celebran su fiesta más antigua: la fiesta de la lluvia. El significado de la celebración es recordar a las deidades la necesidad de humedad de la tierra.
  6. Todo hombre budista en Laos debe someterse a tres meses de obediencia en un monasterio. Es costumbre ir más allá de los muros del monasterio el día de las vacaciones de verano en Khao Pansa, cuando miles de linternas encendidas son lanzadas a lo largo de las aguas de los ríos laosianos.
  7. El alfabeto laosiano consta de 30 consonantes y 15 vocales, así como de 6 signos tonales; dependiendo del tono, una palabra puede tener hasta ocho significados diferentes. Lo que facilita un poco la situación es que todas las palabras constan de una sola sílaba.
  8. Laos sigue siendo un país comunista. También hay algo parecido a un movimiento pionero en el país.
  9. La cascada Khon, ubicada cerca de la frontera con Camboya en el valle del río Mekong, es la cascada más ancha del mundo. Su ancho es de casi 10 kilómetros.
  10. A principios de 2001, la ciudad estadounidense de Los Ángeles compró los derechos del dominio nacional de primer nivel (.la) a los dirigentes de Laos.
  11. En el puente entre Tailandia y Laos había constantes atascos, ya que en un país el tráfico va por la izquierda y en el segundo por la derecha. Constantemente surgían enfrentamientos entre los conductores debido a que no podían ponerse de acuerdo sobre dónde exactamente debía realizarse el cambio de carril. Como resultado, se decidió que los coches tendrían que reconstruirse en el lado tailandés una semana y en el lado laosiano la siguiente.
  12. En Laos se producen cada año unas 20 toneladas de café.
  13. Para transportar cosas pesadas, los laosianos utilizan bolsas especiales que se colocan en la cabeza.
  14. Los habitantes de Laos pueden añadir unas cucharadas de azúcar a la sopa de carne. Además, la cocina local incluye platos elaborados con murciélagos.
autor
José Alberto Sánchez

Historiador con una pasión ardiente por desentrañar los misterios del pasado. Me gradué con una licenciatura en Historia de la Universidad de Salamanca, donde adquirí un profundo conocimiento de las civilizaciones antiguas y las épocas históricas que han moldeado nuestro mundo. Desde entonces, me he dedicado a investigar y compartir historias que cautiven la imaginación y promuevan una comprensión más profunda de nuestro legado histórico. Mi objetivo es no solo educar, sino también inspirar a otros a explorar las maravillas de la historia y su impacto en nuestro presente.